Instituto de Neurología Cognitiva – INECO

Las personas deprimidas gastan más

Posted in Posts INECO by neurologiacognitiva on mayo 27, 2009

Por el Dr. Marcelo Cetkovich-Bakmas, Jefe del Departamento de Psiquiatría de Adultos de INECO

La investigación se realizó en el marco de un programa del manejo de enfermedades del Medicare (el principal seguro público de salud para ancianos de los EUA).El especialista Jürgen Unützer y sus colaboradores analizaron durante un año los casos de más de catorce mil pacientes con diabetes e insuficiencia cardiaca congestiva. Estudiaron los costos de atención médica en tres grupos: pacientes que habían sido diagnosticados con depresión, pacientes que no tenían diagnóstico pero que habían respondido en forma positiva a un cuestionario de auto evaluación y pacientes que no tenían depresión.  

El resultado demostró que en un año, los pacientes con depresión diagnosticada gastaron el doble en salud que aquellos que no tenían depresión. Los que reconocían tener síntomas de depresión, gastaron un 20% más. Esta diferencia no se debió a gastos por atención en salud mental, sino que fue generada por intervenciones clínicas. Requirieron más visitas domiciliarias, cuidados de enfermería, controles en consultorio, cuidados en internación, honorarios profesionales y equipamiento médico que otro tipo de pacientes.  
Un punto relevante es que los pacientes deprimidos consultaban poco a especialistas en salud mental ya que el costo en ello sólo representaba un 1% del total de los gastos. 
Los autores reflexionan sobre las causas de esta baja tasa de consultas y explican que una podría ser de origen económico, dado que en el sistema de copago del Medicare los pacientes pagan el 50% del costo de la consulta a salud mental contra el 20% en otras consultas médicas. Otra causa podría ser el estigma asociado a la consulta psiquiátrica que algunos pacientes suelen experimentar.  
El Dr. Cetkovich, jefe de psiquiatria de INECO y el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro comenta al respecto que el hallazgo fundamental es que una condición de detección y tratamiento sencillos y poco onerosos, encarece todo el sistema.  
“Es seguro que un programa de detección sistemática y tratamiento de la depresión sería más económico. Y esto sin tener en consideración lo que es verdaderamente importante: el sufrimiento psíquico agrava el sufrimiento físico. Su evaluación y tratamiento puede mejorar la calidad de vida de las personas de edad.  Contrariamente a lo que la miopía de quienes hacen las políticas de salud les hace ver, hacer las cosas bien, puede resultar más barato.
El enmascaramiento de la depresión detrás de un padecimiento físico es la contracara de lo que estamos evaluando. Muchos pacientes que buscan ayuda médica en forma reiterada, sin que existan patologías orgánicas claras, suelen padecer estados depresivos que se expresan con síntomas físicos.  Una vez tratado el cuadro anímico en forma adecuada, ya sea con fármacos o psicoterapia, mejoran los síntomas físicos. 
El abordaje terapéutico de cualquier condición médica asociada a la edad, debe incluir una minuciosa evaluación psiquiátrica, dado que la detección y el tratamiento de las frecuentes condiciones psíquicas asociadas, mejora claramente el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes.” 

Un estudio del Journal of the American Geriatric Society* confirmó un fenómeno largamente sospechado por los gerontólogos: Los costos por cuidados médicos de los adultos mayores aumentan considerablemente si están deprimidos.

La investigación se realizó en el marco de un programa del manejo de enfermedades del Medicare (el principal seguro público de salud para ancianos de los EUA).El especialista Jürgen Unützer y sus colaboradores analizaron durante un año los casos de más de catorce mil pacientes con diabetes e insuficiencia cardiaca congestiva. Estudiaron los costos de atención médica en tres grupos: pacientes que habían sido diagnosticados con depresión, pacientes que no tenían diagnóstico pero que habían respondido en forma positiva a un cuestionario de auto evaluación y pacientes que no tenían depresión.  

El resultado demostró que en un año, los pacientes con depresión diagnosticada gastaron el doble en salud que aquellos que no tenían depresión. Los que reconocían tener síntomas de depresión, gastaron un 20% más. Esta diferencia no se debió a gastos por atención en salud mental, sino que fue generada por intervenciones clínicas. Requirieron más visitas domiciliarias, cuidados de enfermería, controles en consultorio, cuidados en internación, honorarios profesionales y equipamiento médico que otro tipo de pacientes.  

Un punto relevante es que los pacientes deprimidos consultaban poco a especialistas en salud mental ya que el costo en ello sólo representaba un 1% del total de los gastos. 

Los autores reflexionan sobre las causas de esta baja tasa de consultas y explican que una podría ser de origen económico, dado que en el sistema de copago del Medicare los pacientes pagan el 50% del costo de la consulta a salud mental contra el 20% en otras consultas médicas. Otra causa podría ser el estigma asociado a la consulta psiquiátrica que algunos pacientes suelen experimentar.  

El Dr. Cetkovich, jefe de psiquiatría de INECO y el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro comenta al respecto que el hallazgo fundamental es que una condición de detección y tratamiento sencillos y poco onerosos, encarece todo el sistema.  

“Es seguro que un programa de detección sistemática y tratamiento de la depresión sería más económico. Y esto sin tener en consideración lo que es verdaderamente importante: el sufrimiento psíquico agrava el sufrimiento físico. Su evaluación y tratamiento puede mejorar la calidad de vida de las personas de edad.  Contrariamente a lo que la miopía de quienes hacen las políticas de salud les hace ver, hacer las cosas bien, puede resultar más barato.

El enmascaramiento de la depresión detrás de un padecimiento físico es la contracara de lo que estamos evaluando. Muchos pacientes que buscan ayuda médica en forma reiterada, sin que existan patologías orgánicas claras, suelen padecer estados depresivos que se expresan con síntomas físicos.  Una vez tratado el cuadro anímico en forma adecuada, ya sea con fármacos o psicoterapia, mejoran los síntomas físicos. 

El abordaje terapéutico de cualquier condición médica asociada a la edad, debe incluir una minuciosa evaluación psiquiátrica, dado que la detección y el tratamiento de las frecuentes condiciones psíquicas asociadas, mejora claramente el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes.” 

Unützer J, Schoenbaum M, Katon W, Fan M, Pincus H, Hogan D, Taylor J. Health care costs associated with depression in medically ill fee-for-service Medicare participants. Journal of the American Geriatric Society. Published online ahead of print Jan. 16, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: