Instituto de Neurología Cognitiva – INECO

Discapacidad y Rehabilitación en Argentina

Posted in Posts INECO by neurologiacognitiva on julio 22, 2009

Resulta relevante analizar la discapacidad en nuestro país, revisando los datos estadísticos con los que se cuenta, a fin de comprender la realidad de las personas con discapacidad en Argentina.

El Banco Mundial en al año 2004 define el término como el resultado de la interacción entre las personas con diferentes niveles de funcionamiento y un entorno que no considera estas diferencias. Por ejemplo, la falta de acceso a la educación, a los mercados laborales y los servicios públicos serían condiciones para la discapacidad.
En la Encuesta de Personas con Discapacidad (ENDI), realizada en el período 2001-2003 en nuestro país se partió de la definición de discapacidad como “toda limitación y restricción en la participación que se origina en una deficiencia y afecta a una persona en forma permanente para desenvolverse en su vida cotidiana dentro de un entorno físico y social” (Fundación Par, 2005, p. 27). De este modo, podemos considerar la discapacidad como el resultado de la interacción que tiene una determinada condición de salud y el contexto ambiental en el que se desenvuelve (Fundación Par, 2005).
Los resultados preliminares de la ENDI mostraron que el 7,1% de los argentinos presenta alguna discapacidad. De ellos, el 53,6% son mujeres y el 46,4% son varones. El grupo de las personas entre 65 años y más es el que presenta el porcentaje más elevado: 28,3%, contra el 5,5% de la franja que va de los 15 a los 64 años, y 3% en los menores de 15 años. Las discapacidades mas frecuentes son: motoras 39,5%, visuales 22%, auditivas 18% y mentales 15,1%.
Del estudio anterior se desprende como predicción que, en los próximos años, el porcentaje de personas con discapacidades sufrirá un incremento en Argentina. Esto se deberá a diversas razones. Por ejemplo, y entre otros, al incremento poblacional, al aumento de la expectativa de vida, a los avances tecnológicos que aumenten la sobrevida de niños y adultos y al aumento de las discapacidades por violencia, drogas, conflictos y accidentes.
Teniendo en cuenta lo antedicho, la medida fundamental es la prevención y la promoción de la saludo. Sin embargo, una vez que las personas padezcan una discapacidad, el abordaje será a través de la prevención secundaria y terciaria. Así, la rehabilitación se encuentra en el nivel de prevención terciaria, cobrando mayor relevancia como medio imprescindible para abordar esta problemática creciente.
La Rehabilitación incluye todas las medidas que tienen como objetivo  disminuir el impacto de la discapacidad y las restricciones en la participación social de las personas con discapacidad.
El objetivo de  la rehabilitación no es solamente el entrenamiento de las personas para adaptarse a su medio, sino también la intervención en al ambiente y, por ende, en el conjunto de la sociedad. Es un proceso encaminado a lograr que las personas con discapacidad estén en condiciones de alcanzar y mantener un estado funcional óptimo desde el punto de vista físico, sensorial, intelectual, psíquico o social, de manera que cuenten con medios para modificar su propia vida y ser más independientes. Puede abarcar medidas para proporcionar o restablecer funciones o para compensar la pérdida o la falta de una función o una limitación funcional.
El proceso de rehabilitación no supone la prestación de atención médica preliminar únicamente. Abarca una amplia variedad de medidas y actividades, desde la rehabilitación más básica y general hasta las actividades de orientación específica.
De esta manera, la rehabilitación integral se define como el orden coordinado e individualizado de sistemas y servicios de la sociedad y el medio cuyo objetivo primario es prevenir, minimizar o revertir las consecuencias de pérdidas funcionales e incidir sobre los factores que impidan o dificulten la participación.
Es una propuesta que busca contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad fortaleciendo la entrega de servicios, promoviendo la equiparación de oportunidades y protegiendo los derechos humanos. Provee entrenamiento tanto a los cuidadores como a  los profesionales de las áreas sociales y de la salud, buscando ante todo el reconocimiento de la persona con discapacidad como una persona con habilidades y destrezas para la realización de sus actividades.

Por el Servicio de Terapia Ocupacional del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO)

Resulta relevante analizar la discapacidad en nuestro país, revisando los datos estadísticos con los que se cuenta, a fin de comprender la realidad de las personas con discapacidad en Argentina.

El Banco Mundial en al año 2004 define el término como el resultado de la interacción entre las personas con diferentes niveles de funcionamiento y un entorno que no considera estas diferencias. Por ejemplo, la falta de acceso a la educación, a los mercados laborales y los servicios públicos serían condiciones para la discapacidad.

En la Encuesta de Personas con Discapacidad (ENDI), realizada en el período 2001-2003 en nuestro país se partió de la definición de discapacidad como “toda limitación y restricción en la participación que se origina en una deficiencia y afecta a una persona en forma permanente para desenvolverse en su vida cotidiana dentro de un entorno físico y social” (Fundación Par, 2005, p. 27). De este modo, podemos considerar la discapacidad como el resultado de la interacción que tiene una determinada condición de salud y el contexto ambiental en el que se desenvuelve (Fundación Par, 2005).

Los resultados preliminares de la ENDI mostraron que el 7,1% de los argentinos presenta alguna discapacidad. De ellos, el 53,6% son mujeres y el 46,4% son varones. El grupo de las personas entre 65 años y más es el que presenta el porcentaje más elevado: 28,3%, contra el 5,5% de la franja que va de los 15 a los 64 años, y 3% en los menores de 15 años. Las discapacidades mas frecuentes son: motoras 39,5%, visuales 22%, auditivas 18% y mentales 15,1%.

Del estudio anterior se desprende como predicción que, en los próximos años, el porcentaje de personas con discapacidades sufrirá un incremento en Argentina. Esto se deberá a diversas razones. Por ejemplo, y entre otros, al incremento poblacional, al aumento de la expectativa de vida, a los avances tecnológicos que aumenten la sobrevida de niños y adultos y al aumento de las discapacidades por violencia, drogas, conflictos y accidentes.

Teniendo en cuenta lo antedicho, la medida fundamental es la prevención y la promoción de la saludo. Sin embargo, una vez que las personas padezcan una discapacidad, el abordaje será a través de la prevención secundaria y terciaria. Así, la rehabilitación se encuentra en el nivel de prevención terciaria, cobrando mayor relevancia como medio imprescindible para abordar esta problemática creciente.

La Rehabilitación incluye todas las medidas que tienen como objetivo  disminuir el impacto de la discapacidad y las restricciones en la participación social de las personas con discapacidad.

El objetivo de  la rehabilitación no es solamente el entrenamiento de las personas para adaptarse a su medio, sino también la intervención en al ambiente y, por ende, en el conjunto de la sociedad. Es un proceso encaminado a lograr que las personas con discapacidad estén en condiciones de alcanzar y mantener un estado funcional óptimo desde el punto de vista físico, sensorial, intelectual, psíquico o social, de manera que cuenten con medios para modificar su propia vida y ser más independientes. Puede abarcar medidas para proporcionar o restablecer funciones o para compensar la pérdida o la falta de una función o una limitación funcional.

El proceso de rehabilitación no supone la prestación de atención médica preliminar únicamente. Abarca una amplia variedad de medidas y actividades, desde la rehabilitación más básica y general hasta las actividades de orientación específica.

De esta manera, la rehabilitación integral se define como el orden coordinado e individualizado de sistemas y servicios de la sociedad y el medio cuyo objetivo primario es prevenir, minimizar o revertir las consecuencias de pérdidas funcionales e incidir sobre los factores que impidan o dificulten la participación.

Es una propuesta que busca contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad fortaleciendo la entrega de servicios, promoviendo la equiparación de oportunidades y protegiendo los derechos humanos. Provee entrenamiento tanto a los cuidadores como a  los profesionales de las áreas sociales y de la salud, buscando ante todo el reconocimiento de la persona con discapacidad como una persona con habilidades y destrezas para la realización de sus actividades.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. maria teresa said, on septiembre 18, 2009 at 8:01 pm

    De acuerdo a lo leido creo que depende de la vida y el entorno de la persona, yo he trabajado toda mi vida, ahora estoy jubilada, soy soltera, pero tengo una vida social activa, estudio, practico algun deporte. TEngo una hermana de 81 años con problemas mentales segun creo es alzheimer, pero ella tenia ataques de epilepsia y creo que eso debilito su mente. Las notas me parecieron muy interesantes y para tomar en cuenta. Gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: